Cómo Preparar Chicharrón de Cerdo desde Cero

Si has leído mi artículo de cómo obtuve mi manteca, seguramente no tienes duda de lo que preparé después con la piel que sobró. Pues, chicharrón de cerdo por supuesto, para saborearlo en salsa verde o simplemente en unos taquitos con un guacamole o pico de gallo. No tenía nada que perder y tal vez mucho por ganar. De igual forma no me perdería por nada

la experiencia de prepararlo y mostrar a mi familia que no hay imposibles cuando el antojo rebasa cualquier limitación.

El chicharrón de cerdo, me trae a la memoria los fines de semana, descansando en casa, sin ganas de cocinar por lo ajetreado de la semana. Justo el sábado se ponía un tianguis cerca de donde vivíamos y era una buena oportunidad para comprar carnitas, chicharrón, nopales, guacamole y salsa, casi todo ya preparado.

De hecho de pequeños, en algunas ocasiones nos llevaban a Xochimilco a dar un paseo por sus canales en las trajineras. Eso sí, no sin antes pasar al mercadito y comprar todo lo necesario para prepararnos unos tacos placeros en lo que duraba el recorrido. Lo que sí, me ha quedado de memoria, es lo crujiente que era el chicharrón de cerdo. Algo que me encantaría poder reproducir en mi cocina del otro lado del charco.

Así que ya con meta puesta y muchas ganas para lograrla, empecé a preparar los pedazos de cuero para ver si aquí también, mis chicharrones truenan. Te invito que me acompañes para que conozcas la forma en la que yo lo preparé. Y tú, ¿cómo los preparas? ¿Cuál es tu receta? ¡Me encantaría probarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.